Qué hacer en Bali en 8 días.

Blogueraviajera relajando en una piscina en bali
Una de las cosas que hay que hacer en Bali es entender por qué la llaman la Isla de los Dioses… yo en ese momento en la piscina lo entendía a la perfección 🙂

Bali es sin duda, uno de los destinos más románticos y paradisiacos que he visitado nunca, con razón la llaman «La Isla de los Dioses». Fue nuestro primer (y único) viaje en pareja después de haber tenido a África y haber estrenado nuestra paternidad, y lo vivimos como una segunda luna de miel, esas piscinas infinitas, esos preciosos templos, esas terrazas frente a los verdes arrozales, esa comida exótica, esas flores típicas decorando cada rincón , ese ambiente relajado y de buenas vibraciones…. todo ayuda a crear esa atmósfera de paz y amor para que disfrutes de la isla con tu pareja, porque para nosotros disfrutar en pareja era el punto número uno del listado de cosas que teníamos sobre «Qué hacer en Bali en 8 días» 🙂

Datos Curiosos

Bali conoce el confinamiento mucho antes de que llegara la pandemia. Los balineses celebran la llegada del Año Nuevo (Hari Raya Nyepi) en estricto confinamiento durante 24 horas, las cuales las dedican al ayuno, la meditación y al silencio. Durante estas 24 horas ni los balineses ni los turistas tienen permitido encender luces, cocinar, trabajar, hacer actividades de ocio o incluso salir de casa, y todos deben respetarlo. Los agentes de seguridad locales se encargan de que todo el mundo cumpla las normas e incluso el aeropuerto ese día permanece cerrado.

Info general:

Blogueraviajera en frente mapa de bali

Nuestro viaje a Bali fue un tanto peculiar porque aprovechando que íbamos sin niña, hicimos un mix de viaje deportivo de buceo (que si vas con niños es más complicado) durante los primeros días y turismo digamos «normal» después. Estuvimos 8 días en total en la isla, los 4 primeros los pasamos en Candidasa buceando y haciendo alguna visita a templos de la zona, después fuimos a la zona de Ubud donde recorrimos la ciudad y acabamos los dos últimos días paseando por arrozales en Tegallalang y relajándonos en una villa con piscina privada.
Al ser una isla relativamente pequeña no se necesitan mucho días para recorrerla, en una semana o diez días se pueden ver muchas cosas, aunque obviamente lo ideal seria estar más tiempo y conocer el resto de islas (4 en total), pero en 7/10 días puedes ver lo más importante o interesante para tí. Además tiene muy buena calidad de alojamientos por un precio bastante económico, así que nos pudimos dar algún capricho, también tiene sitios muy «chulos» para comer y tomar algo y hay mucho ambiente en la isla con gente joven, por lo que además de las visitas a los templos y senderismo en la naturaleza, se pueden hacer muchas actividades deportivas como submarinismo como hicimos nosotros, snorkle, trekking en un volcán, surf, clases de yoga, rafting etc…
Todo lo organizamos nosotros (bueno, más bien yo jajajaj) y fue bastante sencillo. Si no se va en temporada alta o no quieres un alojamiento concreto, se puede ir reservando sobre la marcha (o al menos era así justo antes de la pandemia).


Itinerario en Bali:

Día 1: Vuelo Madrid- Ngurah Rai (Bali) (noche en Candidasa).
Día 2: Buceo en Candidasa y excursiones por la tarde (noche en Candidasa).
Día 3: Buceo en barco hundido en Tulamben (noche en Candidasa).
Día 4: Buceo en la isla de Nusa Penida (noche en Candidasa).
Día 5: Trayecto de Candidasa a Ubud y excursiones a templos (noche en Ubud).
Día 6 y 7: Visita a la ciudad de Ubud (noche en Ubud).
Día 8 y 9: Visita a los arrozales y relax en Tegallalang (noches en Tegallalang).
Día 10: Vuelo a España y fin de viaje.


Buceo en Candidasa:

Estuvimos en Benthos Bali Dive Resort, es un club de buceo que cuenta también con su propio alojamiento en el mismo sitio, por lo que es muy cómodo y está fenomenal. El complejo está muy bien, detrás del centro de buceo tienen varios bungalows alrededor de una piscina preciosa y un bar para tomarte una cervecita después de las inmersiones (¡ah! y ofrecen media pensión), ¿qué más se puede pedir?. La atención de todo el equipo fue muy buena, desde el primer momento resolvieron todas mis dudas (que no son pocas jejejej, gracias Vera por responderme a los 1.278 emails que te pude mandar!). Me ayudaron a decidir los sitios de buceo, las actividades y visitas que hacer por las tardes, y al final reservamos todas las actividades con ellos para los primeros días. Fue un éxito total.
Además está gestionado por españoles que son más majos que las pesetas, y coincidimos allí varias parejas de diferentes partes de España y pasamos unos días muy divertidos con ellos. Así que si vais a bucear, no lo dudéis, recomiendo Benthos Bali al 100%.
Y como broche final, pudimos ver el famoso Mola Mola o pez Luna, fue en un abrir y cerrar de ojos literalmente porque a pesar de su gran tamaño se mueve super rápido, pero fuimos unos suertudos y lo vimos !!!

Los puntos donde buceamos fueron:
Candidasa: justo en frende del centro de buceo y donde vimos el Mola Mola.
Tulamben: al norte de la isla y donde yace el pecio USAT Liberty, uno de los más accesibles del mundo porque está a sólo 30 mtrs de la playa y entre 5 y 28 mtrs de profundidad.
Nusa Penida: buceamos en Manta Point (¿y adivina qué animal vimos?? jajaja) e hicimos una inmersión a la caribeña, que para los no buceadores es dejarse llevar por la corriente y prácticamente no aletear y está chulísima, esto fue en SD point.

Estoy preparando otro post con más información específica sobre el buceo en Bali, ahí podrás ver fotos del famoso Mola Mola, vídeos de la inmersión a la Caribeña (que parece que están a cámara rápida) y te contaré el «frío del carajo» que pasamos en Manta Point, pero eso en otro post que si no me enrollo mucho en este. Si te interesa estate atent@ para no perdértelo.


Qué hacer en Candidasa:

Por las tardes después de los buceos hicimos varias excursiones al norte de Candidasa:

templo taman uiung bali blogueraviajera
Templo Taman Ujung: palacio ejemplo de la arquitectura balinesa, reconstruido después de haber sufrido graves daños tras la erupción del volcán del Monte Agung en 1963 y el terremoto de 1979.


templo tirta gangga blogueraviajera
Templo Tirta Gangga: antiguo palacio real, también reconstruido tras la erupción del volcán y un terremoto.


white sand beach bali blogueraviajera
White Sand Beach: la única playa con arena blanca en el este de la isla, las demás tienen arena negra debido a su origen volcánico.

En el sur de Candidasa también se puede visitar:
Una plantación de café Kopi Luwak, el más caro del mundo (yo recomiendo no visitar cualquier plantación, si no alguna que aseguren el bienestar de los animales porque no todas lo hacen)
También se puede ver el templo de los murciélagos «Goa Lawah», el antiguo palacio de justicia «Kertha Gosa», o una de las aldeas tradicionales más famosas de la isla en Tenganan.

Y para las tardes no te preocupes porque aunque Candidasa es pequeño tiene sitios de sobra para comer o cenar, y tomarse algo con música en directo cuando cae el sol.


Qué hacer en Ubud:

En los alrededores de Ubud :
Visitamos algunos de los templos más conocidos, pero hicimos una pequeña selección porque hay tantos que si quieres verlos todos, al final te van a salir los templos por las orejas jejeje.

Blogueraviajera en bali
El Templo Madre de Besakih (supongo que este hay que verlo sí o sí porque es el templo más grande, más sagrado y más importante, y la verdad que no nos defraudó).

Blogueraviajera en bali
Tirta Empul (es curioso por el manantial de agua sagrada pero estaba tan lleno de turistas que para mí perdió todo su encanto…suena mal decirlo pero en vez de estar en un templo me sentí que estaba en un parque de atracciones).
blogueraviajera en gunungkawi
Gunung Kawi (templo dedicado al Dios del Agua y donde se encuentra enterrada parte de la familia real. Está ubicado en un lugar impresionante y es muy tranquilo).
Blogueraviajera en bali
Goah Gajah (o Cueva del Elefante, es un centro de meditación para sacerdotes, es muy pequeño y rápido de visitar).

En el centro de Ubud:
Además de disfrutar del ambiente de Ubud, del bullicio, de las terrazas, de la gente, de su arquitectura y de simplemente pasear por sus calles, se pueden hacer muchas otras cosas. Nosotros nos lo tomamos de forma relajada para disfrutar también de tomar algo o dar un paseo sin prisas.

  • Visitamos el Monkey Forest, o el Santuario Sagrado de los Monos que está en el centro de Ubud practicamente. Es curioso de ver y llama la anteción que está en la misma ciudad, aunque el verdadero espectáculo fue ver hasta donde llega la estupidez humana, en este caso de varios turistas. No estuvimos más que un par de horas y a pesar de todos los carteles avisando de unas «normas básicas y de respeto» y de sentido común hacia los animales como por ejemplo: no darles de comer, no comer cerca ni delante de ellos, no sacar nada de la mochila porque si ven algo interesante son capaces de abrirla ellos solos en menos de lo que canta un gallo, por supuesto no tocarles y no mantener la mirada fija con ellos. Nada más entrar al Monkey Forest, una turista se saca un plátano (tenía que ser un plátano!) de la mochila, que obviamente no le dura más de 5 segundos en la mano hasta que un mono se lo lleva, poco después otra turista saca un bote de gel hidroalcohólico y se pone a jugar con él delante del mono y ,¿adivinas?, el mono lo coge y empieza a bebérselo (espero que el mono acabase bien, el cómo acabase la turista me importa menos jajja), después vemos otra chica jugando muy entretenida con un mono hasta que…¡Bingo! el mono se enfada porque quiere quitarle una de las pulseras que lleva, ella no le deja y arañazo que le suelta (y suerte que no fue un bocado en la mano), al final mono enfadado gritando y turista asustada llorando….en fin, que turistas y monos te entretendrán a partes iguales.
  • También hicimos la ruta de Campuhan Ridge Walk para ver los arrozales de las afueras de Ubud. Lo recomiendo si quieres estirar las piernas como nos pasó a nosotros o si no vas a ir después a ver los arrozales en Tegallalang porque es una forma fácil y accesible de verlos, pero si no, tampoco es nada del otro mundo.
  • Una noche vimos el Espectáculo de Fuego Kecak en el Palacio de Ubud, es un espectáculo bastante turístico pero es interesante y una buena forma de empezar o acabar la noche en Ubud.
  • El Centro de Ubud: Y por supuesto, el centro de Ubud, con su tráfico caótico, su bullicio y sus turistas es entretenido también. Tienen terracitas en las calles principales muy chulas, con música en directo y sitios muy de foto para tomar algo.

Qué hacer en Tegallalang:

Aunque se puede visitar los arrozales de Tegallalang desde Ubud en excursiones de un día, nosotros decidimos pasar dos noches en la zona y darnos un capricho reservando una villa con piscina privada y estar más relajados los últimos días antes de volver a España.


Visita a los arrozales: Hicimos la típica visita a los arrozales de Tegallalang pero tuvimos la suerte de encontrar una entrada alternativa para verlos y estuvimos prácticamente solos en el valle. Cuando nos asomamos al siguiente valle donde están tooooodos los turistas, nos pareció un poco. Columpios gigantes con gente haciendose fotos para Instagram (básicamente jajaja), chicas con sus vestidos largos alquilados para la ocasión, gente montando en bicis aéreas y cruzando el valle en cables colgados a unos cuantos metros sobre el suelo, parejas «postureando» para la foto en el típico columpio balinés con forma de nido (o peor aún, con forma de corazón), decenas de turistas caminando por los arrozales y haciendo cola en cada giro…. En ese punto nos dimos la vuelta y huimos a nuestro «valle tranquilo».
Por lo que en los arrozales te recomiendo primero que te apartes de las zonas más transitadas para disfrutar de verdad del paseo, y segundo que mires bien por donde pisas porque yo me puse a saludar a una señora de allí y cuando me dí la vuelta había metido la pierna hasta la rodilla en el barro, eso sí, la mujer y Mike se rieron de mí un buen rato, aunque a mí tanta gracia no me hizo jajaja.

Paseo en bici en Sebatu: Los dos últimos días en Tegallalang nos los queríamos tomar con calma, pero como somos un par de culos inquietos (que no soy solo yo eh!), vimos que en el hotel tenían bicis de préstamo y pedimos un par de bicis para dar una vuelta por los alrededores. Tengo que decir que las bicis estaban bastante regular, por lo que Mike acabó con una de uno de los niños que vivían al lado del hotel (sí, con una bici de niño jajaja). La zona que recorrimos se llama Sebatu y aunque no vimos nada importante (llamémoslo así), fue genial porque estuvimos en una zona bastante local, sin turistas, pasamos un montón de pequeños templos y disfrutamos mucho. Aunque el paseo en bici acabó precipitadamente cuando Mike iba detrás de mi con su bici y cámara en mano, y yo paré en seco porque ví una granja con un montón de cerditos pequeños que eran una monada y no me dí cuenta que Mike iba muy cerca mío, así que al mismo tiempo que intentó esquivarme para no darme un golpe intentó también que no se cayera la cámara de su mano, así que no se cómo, se clavó el manillar de la bici en las costillas y se hizo una pequeña fisura. Pero no vamos a entrar en polémica de quién tuvo la culpa… Menos mal que a pesar del incidente pudimos llegar a ver el atardecer en una terraza sobre los arrozales de la zona, y con una cerveza fresquita en mano, el dolor de la fisura disminuyó considerablemente.

Relax: Y por último sí, por fin llegamos a relajarnos algo en el hotel, que para eso nos habíamos dado el capricho de una pequeña villa con piscina privada. El hotel estaba genial y nos salió bastante bien de precio (dejo el link en info práctica).


Top Tips:

En primer lugar, si no te gustan los templos olvídate de visitar Bali, ya que si vas, te vas a hartar de visitarlos porque hay más de 10.000 templos en toda la isla…..jajaja.
La isla es pequeña pero a veces tiene muchísimo tráfico. Nuestro trayecto desde el aeropuerto al centro de buceo era de una hora y cuarto y acabamos tardando más de 3 horas en llegar. Cuenta con eso para los desplazamientos.
Huye de la marabunta: Bali tiene unos rincones preciosos y ha atraído a mucho turismo «instagramer». Yo en ningún sitio he visto esa locura de esperar horas (y digo horas sí), para hacerse una foto en ese rincón famosísimo ó entre unas puertas de un templo muy conocido, y encima tienes que pagar !!!!. Nosotros evitamos esos puntos y la verdad que estuvimos bastante tranquilos.
No intentes abarcar hacer todo en una semana. Mejor elegir tres o cuatro sitios para ver y disfrutarlos, impregnarse de ese movimiento slow travel y no andar con prisas.
Como te he dicho ya, en Tegallalang huye de los valles más turísticos para disfrutar de verdad del paisaje y mira bien por dónde pisas.
En algún momento del viaje, aprovechate de la buena relacción calidad precio que te ofrece la isla y date un capricho en algun hotel con encanto, relájate y disfruta en la Isla de los Dioses.
Mira si tu viaje coincide con el Año Nuevo Balinés, porque como te he contado, no podrás salir del hotel o de tu alojamiento durante 24 horas, este año será del 3 al 4 de marzo y en el 2023 del 22 al 23 del mismo mes.


Info práctica:

Vuelo: Volamos de Madrid a Den Pasar (Bali) con escala en HongKong con Cathay Airways por 750€ pp.

Dónde dormir en Candidasa: Como ya he dicho antes con Benthos Bali reservamos los primeros días de alojamiento, buceos y excursiones y fenomenal.

Dónde dormir en Ubud: Hotel Pertiwi Bisma 2, estaba bastante bien, un poco a las afueras pero se puede ir andando perfectamente, habitación amplia y limpia y las zonas de piscinas muy bonitas.

Dónde dormir en Tegallalan: aquí estuvimos en Nau Villas Ubud en una villa con piscina privada en un hotel pequeñito con pocas villas a las afueras de Tegallalang. Las villas están fenomenal, con su piscina pequeñita y su jardincito también. Muy típico para «honeymooners» (que van de luna de miel). Tienen un restaurante con unas pocas mesas sobre los arrozales con unas vistas espectaculares. Nosotros estuvimos practicamente solos cada mañana desayunando en nuestra «mesa favorita» en primera linea. Tienen clases de yoga y de cocina y te dejan bicis gratuitamente (el estado de las bicis es regular, y Mike acabó usando una de un vecino que se la dejó, pero tenerlas las tienen aunque no las debe pedir mucha gente). Todo el personal fue muy amable y simpático y la relacción calidad precio del alojamiento estaba super bien.


Cuándo ir a Bali:

La mejor época es la temporada seca que va de abril hasta octubre siendo dentro de esta, julio y agosto temporada alta cuando suben más los precios, el resto es temporada húmeda (suele llover más en enero y febrero normalmente) y en esta época también hay altas temperaturas y bastante humedad (sí, mosquitos también), aunque claro, los precios son mas económicos al ser temporada baja.


Espero que te haya gustado nuestro viaje a Bali, si quieres un viaje romántico para hacer con tu pareja, ya sabes, la Isla de los Dioses es un destino ideal, pero si viajas con la familia también es una buena opción porque Bali es una isla relajada, fácil de recorrer y se puede disfrutar mucho con peques.
Si tienes cualquier duda o comentario me lo puedes dejar más abajo.
Y si no quieres perderte mis próximos viajes, puedes subscribirte al blog y seguirme en Redes Sociales.¡Muchas gracias y nos vemos en el próximo destino!


Páginas: 1 2

8 comentarios sobre “Qué hacer en Bali en 8 días.

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

EnglishGermanItalianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: